Skip to content

fakeplasticshare

tillögur að löglega afla

Category Archives: Bradford Cox

There’s prolific, and there’s Bradford Cox. Deerhunter’s principal singer/songwriter and Atlas Sound’s sole proprietor clearly doesn’t understand the concept of downtime, judging by the four-volume home recordings released online late last year under the title Bedroom Databank. Those 49 songs continue→

– from ambient sketches to psych-nuggets to expansive krautrock – were followed by four versions of the Artificial Snow single, in the same year as Deerhunter’s breakthrough album Halcyon Digest. In 2008, when the band’s Microcastle album was leaked online, they quickly recorded and added another album (Weird Era Cont.) to encourage fans to still buy it – the same year he released Atlas Sound’s first album, Let the Blind Lead those Who Can See but Cannot Feel. In 2009, he was shockingly lax, only releasing one album, Atlas Sound’s second opus Logos. And the amazing thing is, they’re all terrific. Including Parallax.

Only one Bedroom Databank track turns up here, re-recorded of course; Mona Lisa, one of Cox’s prettiest melodies, splicing Merseybeat simplicity with uncanny dream-pop. The other 11 tracks equally tap Cox’s more concise handle on shivery, shimmery melody (he calls them “sci-fi fever dreams”), a long way from Let the Blind…’s swimming ambience and even Logos’ more diverse rhythmic tropes. His fascination with 60s producer Joe ‘Telstar’ Meek continues, brilliant bedroom boffins both, with an obsession and talent for otherworldly, shifting mosaics of refracting guitar and electronic FX (all played by Cox, including drums) that testify to a mind in overdrive, both comforted and haunted by the melodies that spill out. The strange, complicated and confrontational loner that Cox is, Parallax (according to Wikipedia, “a displacement or difference in the apparent position of an object viewed along two different lines of sight” but probably chosen because ‘parallax’ sounds groovy, trippy and futuristic) is stained by a lost, aching mood. To borrow a New York Dolls song title, his solo alias could equally be Lonely Planet Boy as Atlas Sound.

Parallax being Cox’s most coherent record to date, it’s harder to spotlight individual tracks, but individual settings stand out. The opening track The Shakes comes from the same 50s/Buddy Holly-sourced planet as Deerhunter’s Don’t Cry; Amplifiers and Flagstaff are especially ghostly-sad, Doldrums is the trippiest, the title-track relocates Marc Bolan to a western prairie orbiting Mars, and Modern Aquatic Nightsongs sounds exactly that, while posing the question: “Is your love like a sunset chandelier?” Nothing is quite what it seems in Coxworld. But whichever way you look at him, he is currently the most gifted, fascinating and beguiling songwriter around, as well as the most prolific. There’s only one Bradford Cox, but how badly we need more of his ilk. –BBC

Existen los prolíficos, y también existe Bradford Cox. El líder principal de Deerhunter, y único propietario de Atlas Sound, es evidente que no entiende el concepto de tiempo de inactividad, a juzgar por los 4 volúmenes de grabaciones caseras publicadas online el año pasado bajo el título Bedroom Databank. Esas 49 canciones – que van desde bocetos ambient con pepitas de psych, a dilatado krautrock – fueron seguidos por cuatro versiones del single de Artificial Snow, todo el mismo año del aclamado Halcyon Digest de Deerhunter. Cuando en 2008 Microcastle se filtró en Internet, la banda rápidamente grabó y agrego un nuevo álbum “Weird Era Cont.” buscando animar a sus aficionados a comprarlo – el mismo año Cox lanzaba el primero como Atlas Sound, “Let the Blind Lead those Who Can See but Cannot Feel”. En 2009, fué increíblemente laxo, con sólo la liberación de un álbum, el segundo de Atlas Sound, “Logos”. Y lo sorprendente es que son todos fantásticos. Incluyendo Parallax.

Aquí la única pista de la serie Bedroom es Mona Lisa (regrabada por supuesto), una de las más bellas melodías de Cox, mezcla de sencillez Merseybeat y misterioso dream-pop. Los otros 11 temas igualmente aprovechan el más conciso manejar de Cox, con melodías estremecedoras y relucientes que él llama “febriles sueños de ciencia ficción”., un largo camino desde el ambient de Let the Blind … e incluso de los más diversos tropos rítmicos de Logos. Continuando su fascinación por el productor de los 60s Joe ‘Telstar’ Meek, ambos brillantes cerebritos del bedroom, con una obsesión y talento de otro mundo, intercalando mosaicos de guitarras refractadas y FX electrónicos (todo interpretado por Cox, baterías incluídas) que dan testimonio de una mente a toda marcha, confortado y atormentado por las melodías que desparrama. Lo extraño, complicado y conflictivo que Cox es, Parallax (según Wikipedia, “la desviación angular de la posición aparente de un objeto, dependiendo del punto de vista elegido.,” aunque probablemente elegido por sonar más groovy, trippy y futurista ) está teñido por la pérdida, y un compungido estado de ánimo. Tomando prestado un título de los New York Dolls, su alias en solitario también podría ser Lonely Planet Boy.

Parallax es su disco más coherente a la fecha, y es muy difícil de poner en relieve individualmente las pistas, pero los ajustes individuales se destacan. El tema que abre (“The Shakes”) viene del mismo planeta de origen que el Buddy Holly de los cincuenta en Don’t Cry de Deerhunter,Amplifiers y Flagstaff son pura tristeza fantasmal, “Doldrums” es la más “viajera”, la canción que da título reubica a Marc Bolan en una pradera occidental orbitando Marte, y Modern Aquatic Nightsongs suena exactamente como eso, mientras se presenta la pregunta: “¿Es tu amor como una araña de luces?” Nada es lo que parece dentro de Coxworld. Pero se mire como se mire, es actualmente el compositor más talentoso, fascinante y seductor, así como también el más prolífico. Sólo hay un Bradford Cox, lo malo es que necesitamos más de su calaña. –BBC

belowfering….


No cabe duda de que Bradford Cox es uno de los geniecillos de nuestros días, ya sea como líder de Deerhunter o en solitario como Atlas Sound. Lo ha demostrado una buena cantidad de veces, la ultima con ese Halcyon Digest que para unos cuantos, entre los que me incluyo, ya es el disco del año, aunque en mi caso es compartido con otro.

Ahora vuelve a la carga con este Bedroom Databank Vol. 1, que no es otra cosa que unas grabaciones caseras que ha hecho en los últimos meses, y que ha puesto gratis en el blog de Deerhunter. Por supuesto, esto no es un disco normal, y por lo tanto hay que verlo como lo que es; el entretenimiento de este polifacético hombre en los ratos libre que le deja su banda. Aun así, el disco tiene temas bastante interesantes como http://www.blogger.com/img/blank.gifGreen Glass Bottles, Wild Love o ese instrumental electrónico llamado Lanterns. Pero lo mejor esta al final con la preciosa, y muy americana Hotel Orlando, y con una estupenda versión del This Wheel’s On Fire de Bob Dylan. Donteatheyellowsnow
B. COX: Harmonica, Synthesizer, Drums, Vocals, Computer
W.A.B. II: Maracas, Other Vocals

1. GREEN GLASS BOTTLES +
2. THESE WERE MY WALLS +
3. WILD LOVE +
4. LANTERNS ^
5. NEW ROMANTIC +
6. CYNIC’S RECOURSE +
7. FREAK TRAIN (KURT VILE) *
8. AFTERNOON DRIVE *
9. HOTEL ORLANDO +
10. THIS WHEEL’S ON FIRE (DYLAN) +
11. POSTCARD ^

+ Recorded at Home November 15-22, 2010 on TASCAM DP-08
^ Recorded on Computer Oct. 2010
* Recorded at Home August 2010 on TASCAM DP-08
Bradford Cox
buffer….


Y sin más dilación, el volumen 3 de Bedroom Databank. No sabemos si Bradford se ha vuelto loco o es que le sobran los temas por todos lados pero lo que es cierto es que aquí tenemos otra colección de 14 temas de rarezas y caras b de Atlas Sound.

Estas canciones han sido grabadas durante este verano en Notown, en el Hotel Hoxton y una de ellas (Mona Lisa en dos versiones) la grabó ayer mismo!! Solo hay palabras de elogio para este caballero.
indiecaciones
buffer….


Deerhunter se ha convertido en uno de los grupos más celebrados, crítica y popularmente, y con buena razón. Tienen una increíble habilidad de combinar diversos géneros musicales en una sola envoltura. Cuando se reveló que tenían no uno, pero dos discos en órbita, era motivo de celebración y especulación. Pudieran alcanzar las espectativas luego de la realización de Cryptograms? Ésta fue una creación que aunque se puede definir como abstracta, fue sumamente inspirada y secuenciada con mucha fluidez.

Con Microcastle, Deerhunter está en su pináculo creativo. Aunque es un disco más accesible, es uno conceptualmente lúcido y estimulante, no sólo para el que lo crea pero más para el que lo escucha. Es indiscutiblemente la obra prima del cuarteto, uno que los sube a un nivel más alto de expectativa, y que tomaría años para igualar.

Pero esto no se podía dar. Bradford Cox, líder prolífico de la agrupación, tenía sus propios planes. Tenían en la mira sacar por secreto un disco acompañante titulado Weird Era Cont. Aunque la misma era una sorpresa para el lanzamiento de Microcastle, resultó que el mismo fue descubierto en el Internet. Aunque el secreto se había revelado, lo más predominante era pensar en cómo habían podido lograr una secuencia de canciones casi tan sólidas como Microcastle.

Weird Era Cont. es un pequeño fenómeno, una afirmación de que Bradford Cox y su tropa están en el tope de su carrera musical. Es una amalgama de todas las influencias que han experimentado en su carrera, desde los sonidos ambientales y experimentales de Cryptograms hasta el abstraído y surtido pop de Microcastle.

El mismo abre con “Backspace Century”, corte dirigido por guitarras drenadas, un patrón rítmico consistente y las vocales difuminadas de Cox. “Operation”, subsiguientemente, trata un ritmo al estilo funk con intermedios al estilo jangle, para luego girar a un ritmo más pasivo. No es sorprendente que la agrupación toca dicha canción mucho; pareciera ser el eslabón perdido en la secuencia de Microcastle. Se separa como el momento cumbre en esta segunda inventario de canciones.

Estas son ejemplos de los momentos más accesibles de Weird Era Cont. “Vox Celeste” es una explosión al estilo shoegaze,; otra razón al porque es cuestionable o hasta relevante si Kevin Shields tenga que re agrupar My Bloody Valntine. Es una notable representación del género y, sin embargo, se destaca por tener un sonido muy individual y exclusivo de la agrupación. “VHS Dream” y “Focus Group” son dos representaciones dignas al “alternative” noventoso, género que Deerhunter tantea y lo ha logrado reconstruir y personificar para estos tiempos.

No sería Deerhunter si no estuvieran presente pulsos ambientales para acompañar y definir su secuencia. Temas como “Slow Swords” y “Cicadas” se destacan por exhibir piezas instrumentales con elementos tradicionales, muy parecido a los intermedios presentados en Cryptograms. Otras, como “Ghost Outfit” y “Weird Era”, son más abstractas y experimentales, evocando las texturas que Cox ha matizado en su proyecto Atlas Sound.

Weird Era Cont, como Microcastle, se denomina por ser una reconstrucción al pop. Temas como “Moon Witch Cartridge” y “Vox Humana”, son homenajes al pop norteamericano de los 50’s, época que dicha agrupación ha obtenido mucha de su influencia en este doble proyecto. Como los Ramones en su pasado, y los Raveonettes en el presente, Deerhunter parte del pop tradicional para reconstruir los ritmos de las agrupaciones pre-rock n’ roll y los cuartetos musicales de a capella.

Lanzar dos discos en un mismo año no es una anomalía. Es más, se ha convertido en una modalidad bastante evidente este pasado año. No obstante, no todos tienen el dominio y la astucia de presentarlo con tanta facilidad. Deerhunter ha logrado cautivar la atención del rock independiente con una perspectiva fresca, pero sin olvidar que toda experimentación parte de componentes rudimentarios. Lasereater
review
buffering…