Skip to content

fakeplasticshare

tillögur að löglega afla


Deerhunter se ha convertido en uno de los grupos más celebrados, crítica y popularmente, y con buena razón. Tienen una increíble habilidad de combinar diversos géneros musicales en una sola envoltura. Cuando se reveló que tenían no uno, pero dos discos en órbita, era motivo de celebración y especulación. Pudieran alcanzar las espectativas luego de la realización de Cryptograms? Ésta fue una creación que aunque se puede definir como abstracta, fue sumamente inspirada y secuenciada con mucha fluidez.

Con Microcastle, Deerhunter está en su pináculo creativo. Aunque es un disco más accesible, es uno conceptualmente lúcido y estimulante, no sólo para el que lo crea pero más para el que lo escucha. Es indiscutiblemente la obra prima del cuarteto, uno que los sube a un nivel más alto de expectativa, y que tomaría años para igualar.

Pero esto no se podía dar. Bradford Cox, líder prolífico de la agrupación, tenía sus propios planes. Tenían en la mira sacar por secreto un disco acompañante titulado Weird Era Cont. Aunque la misma era una sorpresa para el lanzamiento de Microcastle, resultó que el mismo fue descubierto en el Internet. Aunque el secreto se había revelado, lo más predominante era pensar en cómo habían podido lograr una secuencia de canciones casi tan sólidas como Microcastle.

Weird Era Cont. es un pequeño fenómeno, una afirmación de que Bradford Cox y su tropa están en el tope de su carrera musical. Es una amalgama de todas las influencias que han experimentado en su carrera, desde los sonidos ambientales y experimentales de Cryptograms hasta el abstraído y surtido pop de Microcastle.

El mismo abre con “Backspace Century”, corte dirigido por guitarras drenadas, un patrón rítmico consistente y las vocales difuminadas de Cox. “Operation”, subsiguientemente, trata un ritmo al estilo funk con intermedios al estilo jangle, para luego girar a un ritmo más pasivo. No es sorprendente que la agrupación toca dicha canción mucho; pareciera ser el eslabón perdido en la secuencia de Microcastle. Se separa como el momento cumbre en esta segunda inventario de canciones.

Estas son ejemplos de los momentos más accesibles de Weird Era Cont. “Vox Celeste” es una explosión al estilo shoegaze,; otra razón al porque es cuestionable o hasta relevante si Kevin Shields tenga que re agrupar My Bloody Valntine. Es una notable representación del género y, sin embargo, se destaca por tener un sonido muy individual y exclusivo de la agrupación. “VHS Dream” y “Focus Group” son dos representaciones dignas al “alternative” noventoso, género que Deerhunter tantea y lo ha logrado reconstruir y personificar para estos tiempos.

No sería Deerhunter si no estuvieran presente pulsos ambientales para acompañar y definir su secuencia. Temas como “Slow Swords” y “Cicadas” se destacan por exhibir piezas instrumentales con elementos tradicionales, muy parecido a los intermedios presentados en Cryptograms. Otras, como “Ghost Outfit” y “Weird Era”, son más abstractas y experimentales, evocando las texturas que Cox ha matizado en su proyecto Atlas Sound.

Weird Era Cont, como Microcastle, se denomina por ser una reconstrucción al pop. Temas como “Moon Witch Cartridge” y “Vox Humana”, son homenajes al pop norteamericano de los 50’s, época que dicha agrupación ha obtenido mucha de su influencia en este doble proyecto. Como los Ramones en su pasado, y los Raveonettes en el presente, Deerhunter parte del pop tradicional para reconstruir los ritmos de las agrupaciones pre-rock n’ roll y los cuartetos musicales de a capella.

Lanzar dos discos en un mismo año no es una anomalía. Es más, se ha convertido en una modalidad bastante evidente este pasado año. No obstante, no todos tienen el dominio y la astucia de presentarlo con tanta facilidad. Deerhunter ha logrado cautivar la atención del rock independiente con una perspectiva fresca, pero sin olvidar que toda experimentación parte de componentes rudimentarios. Lasereater
review
buffering…

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: